Inicio
San Felipe Hoy

10 de agosto de 2011

La Anafrodisia

Se caracteriza por la ausencia permanente o circunstancial del deseo sexual en la mujer. Es una alteración de la primera fase vasocongestiva de la respuesta sexual. La principal causa de esta disfuncion es una mala o inexistente educación sexual y un extraordinario desarrollo de la vergüenza y la culpa sobre su sexualidad. Para solucionarlo hay que tratar a la pareja ya que el hombre deberá admitir la existencia del problema y aprender a estimular adecuadamente a su compañera con conocimiento, paciencia y respeto, evitando la rutina, la falta de imaginación y, por supuesto, las peleas, la incomunicación, la agresión o el desafecto. Además, no debe olvidarse que el consumo de algunos medicamentos, cierto tipo de enfermedades, el alcoholismo, los períodos depresivos y el agotamiento físico, son inhibidores del deseo sexual. Lo primero que se recomienda es 'integrar' los genitales a la persona y explorar su conformación, sensibilidad y respuesta a los estímulos directos e indirectos. La mujer debe estar convencida de que no sólo tiene 'permiso' para hacerlo sino, que puede y debe. El siguiente ejercicio es procurar el resurgimiento del deseo (con autocaricias, libros, películas, etc.) y concentrarse en la sensación tratando, al mismo tiempo, de mantenerla. La aproximación al propio cuerpo y la reconciliación con sus impulsos constituyen importantes lecciones cuyo aprendizaje pueden trasladarse con éxito a la relación de pareja. Con tiempo, con aceptación, con diálogo, con las ganas compartidas en pareja, el deseo puede retornar a la vida sexual y hacerla mucho más placentera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios Recientes

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables