Inicio

jueves, 21 de junio de 2018

Avance en el Tratamiento de la Mandíbula Paralizada


Usando modelos animales, los científicos de UCI, UC Davis y la Escuela de Odontología de la Universidad de Texas en Houston han eliminado con éxito un poco de tejido de costilla existente, han aislado sus células de cartílago y las han utilizado para diseñar cartílagos de disco de mandíbula con un " proceso de autoensamblaje". Luego insertaron quirúrgicamente el nuevo cartílago en el punto de bisagra defectuoso de la articulación de la mandíbula. El abordaje fue alogénico, lo que significa que tomaron células de costilla de un individuo e implantaron el nuevo cartílago en otro. Ocho semanas después, los defectos desaparecieron por completo. Los próximos pasos serán garantizar la efectividad a largo plazo y la seguridad del implante en los animales para luego realizar ensayos clínicos en humanos. Los animales que fueron tratados con el implante de ingeniería de tejidos exhibieron más curación y corrección del defecto en comparación con los animales no tratados. Estos resultados también podrían aplicarse al tratamiento de cadera, rodilla y otras áreas problemáticas.

miércoles, 20 de junio de 2018

Las Células T Fetales son la Primera línea de Defensa en Adultos


Un estudio, publicado en la revista Cell, demuestra por primera vez que las células del feto están presentes en adultos y son las primeras en responder ante los microbios en la edad adulta. Estas células inmunes, llamadas células T CD8 , vienen en variedades fetales y adultas, que se originan en partes separadas del cuerpo y tienen propiedades intrínsecamente diferentes. El paradigma actual es que, en el momento del nacimiento, el cuerpo pasa de fabricar y usar células T fetales a células T adultas para defenderse. Pero los investigadores de Cornell utilizaron un diseño de estudio único para mostrar que las células T fetales persisten en la adultez y tienen diferentes roles que las células adultas en la lucha contra la infección. En los adultos, las células T recién formadas reconocen una proteína característica en un patógeno cuando la encuentran por primera vez. Esa señal luego activa las células T y las equipa para luchar y proliferar hasta 15 veces, produciendo hasta 10 millones de células en una semana. Una vez que se eliminó el patógeno, la mayoría de esas células T adultas mueren, pero un 10 % sobreviven y se almacenan en un grupo de células de memoria, lo que permite una respuesta de recuerdo rápida si el mismo patógeno ataca nuevamente.  Las células derivadas del feto,  se activan más rápido que las células T adultas, lo que les permite proporcionar una amplia franja de protección contra los patógenos. El trabajo futuro explorará cómo los factores genéticos y ambientales, como la dieta y las bacterias intestinales, pueden alterar las capas de desarrollo en el sistema inmune.

La Enzima Natural Viperina tiene Efectos Antivirales


Un equipo de investigadores del Penn State y Albert Einstein College of Medicine ha identificado el modo de acción de la viperina, una enzima natural en humanos y otros mamíferos que se sabe que tiene efectos antivirales en una amplia variedad de virus. La enzima facilita una reacción que produce la molécula ddhCTP, que evita que los virus copien su material genético y así se multipliquen. Este descubrimiento podría permitir a los investigadores desarrollar un medicamento que induce al cuerpo humano a producir esta molécula y podría actuar como una terapia de amplio espectro para una variedad de virus y por ser de origen natural no es tóxico. Para verificar la efectividad de ddhCTP, el equipo de investigación demostró que la molécula inhibía las ARN polimerasas del virus del dengue, el virus del Nilo Occidental y el virus del Zika, que forman parte de un grupo de virus llamados flavivirus. Sin embargo, las ARN polimerasas de rinovirus humano y poliovirus, que están en un grupo llamado picornavirus, no eran sensibles a la molécula. Los investigadores planean investigar las estructuras de la polimerasa de estos virus para comprender mejor por qué los flavivirus son sensibles a ddhCTP, mientras que los picornavirus probados en este estudio no lo son. Esta investigación también puede ofrecer información sobre cómo los flavivirus pueden desarrollar resistencia a la molécula. El estudio aparece hoy en la revista Nature.

COMENTAN LOS LECTORES

ARCHIVO GENERAL