Hora Oficial de Venezuela:
fuentes oprimir aqui oprimir aqui oprimir aqui para ver el certificado linkedin Instagram oprimir aqui para ver los videos
Inicio
oprimir aqui para ver el certificado

martes, 13 de noviembre de 2018

Una Proteína Cerebral Contrarresta las Alteraciones del Envejecimiento


El agotamiento de la proteína klotho acelera el envejecimiento y puede contribuir a enfermedades relacionadas con la edad. Esta molécula se encuentra en el plexo coroideo, en las células que producen líquido cefalorraquídeo y forman una barrera importante entre el sistema nervioso central y la sangre. Los científicos de los Institutos Gladstone, decidió investigar por qué el plexo coroideo contiene mucho más klotho que otras regiones del cerebro. En el estudio publicado en la revista científica PNAS, mostraron que klotho funciona como un guardián que protege al cerebro del sistema inmunitario periférico y disminuye de manera natural con la edad. Cuando los niveles de esta molécula se agotan en el plexo coroideo, la barrera se vuelve más porosa y permite que las células inmunes las infecciosas y las moléculas inflamatorias puedan atravesar más fácilmente. Este tipo de respuesta de las células inmunes innatas es perjudicial, ya que producen ciertos factores que se ha demostrado que afectan las funciones cerebrales y esto podría ayudar a explicar, en parte, porqué a menudo notamos deterioros en las funciones cognitivas en personas mayores cuando tienen infecciones, como neumonía o infecciones del tracto urinario. Esta complicación tiende a ser particularmente importante en pacientes con enfermedad de Alzheimer. El equipo están planeando su próximo conjunto de experimentos para determinar si el aumento de los niveles de klotho en el plexo coroideo puede ayudar a suprimir el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Un Aporte Adecuado de Zinc previene los Trastornos del Neurodesarrollo


Estudios recientes  plantean que la disminución del aporte de zinc al inicio de la formación de las conexiones nerviosas causaría problemas de neurodesarrollo. Aunque no está claro si la deficiencia de zinc contribuye al autismo, los científicos ahora han definido en detalle un posible vínculo mecanicista. Esta investigación muestra cómo el zinc da forma a las conexiones o "sinapsis" entre las células del cerebro que se forman durante el desarrollo temprano, a través de una compleja maquinaria molecular codificada por genes de riesgo de autismo. Esto sugiere que la falta de zinc durante el desarrollo temprano podría contribuir al autismo a través de la deficiencia de la maduración sináptica y la formación del circuito neuronal. Estos hallazgos nos llevan a sugerir a las mujeres que durante el periodo del embarazo sobre todo en el primer trimestre aumenten el consumo de alimentos ricos en zinc, con el fin de ayudar a prevenir problemas neurológicos. Los alimentos que contiene alto contenido de zinc son: Los crustáceos, el hígado, la carne roja, pescado y camarones, frutos secos, chocolate, espinacas, frijoles, semillas de auyama,  ajo, arroz, guisantes y maní.

lunes, 12 de noviembre de 2018

La Enfermedad de Kawasaki tiene Causales Ambientales


Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San diego y el Instituto Scripps de Oceanografía estudiaron los patrones climáticos y las distribuciones geográficas de los pacientes con Enfermedad de Kawasaki y determinaron que esta enfermedad inflamatoria tiene múltiples desencadenantes ambientales influenciados por una combinación de temperatura, precipitación y patrones de viento. Los científicos examinaron 1.164 casos tratados en el Rady Children's Hospital durante 15 años. Los grupos notables de casos de la enfermedad se asociaron con distintos patrones atmosféricos como una presión atmosférica más alta que el promedio y condiciones más cálidas. El análisis reveló además que los pacientes con Enfermedad de Kawasaki según su patrón de expresión génica, estaban asociados con ciertas características clínicas. Los datos sugieren que existen uno o más desencadenantes ambientales y que las exposiciones episódicas están influenciadas, al menos en parte, por las condiciones climáticas regionales. Los factores ambientales que desencadenan la enfermedad en niños genéticamente susceptibles debe centrarse en los aerosoles inhalados. Las tasas de prevalencia de la enfermedad están aumentando entre los niños de Asia. Uno de cada 60 niños y una de cada 75 niñas en Japón desarrollarán Enfermedad de Kawasaki durante la infancia. En los EE.UU. hay de 19 a 25 casos por cada 100.000 niños menores de 5 años. Los modelos predictivos estiman que para 2030, 1 de cada 1.600 adultos estadounidenses se habrá visto afectado por la enfermedad. Estos resultados se publicaron hoy la revista Scientific Reports.

COMENTAN LOS LECTORES

ARCHIVO GENERAL

Total de Visitas