Inicio

30 de abril de 2014

Los Osteomas Cráneo-Maxilofaciales

Son tumores óseos benignos de crecimiento lento pueden ser centrales o periféricos. La mayoría de los casos,  no presentan síntomas  por lo que son hallazgos incidentales  por estudios   motivados por  distintas razones de consulta. Los motivos directos  de consulta son los aspectos  palpables o de aparición en lugares visibles y además,  antiestéticos. La mayoría de los casos se presentan entre la 2ª y la 5ª décadas de la vida. Los osteomas centrales se localizan más frecuentemente en los huesos: frontal, etmoides y mandíbula, mientras que los periféricos son más comunes en los senos paranasales. Suelen  ser  solitarios. Si  se presentan de forma múltiple se debe  el síndrome de Gardner. Los osteomas de la órbita, producen distopia orbitaria, una proptosis progresiva y diplopia,  entre  otros síntomas. La tomografía computada  constituye el mejor  método complementario  para determinar la localización y extensión de la lesión, y planificar la cirugía más adecuada.  El Tratamiento va a depender de una evaluación individualizada de cada caso, en función del tamaño, localización, riesgo derivado de la intervención así como el riesgo derivado de la conducta expectante, para decidir la actitud terapéutica. Se recomienda practicar la escisión de los osteomas paranasales que se encuentran en la vecindad de la duramadre antes de que causen complicaciones intracraneales agudas y morbilidad neurológica. La evacuación urgente del neumoencéfalo a tensión es obligatoria para poder minimizar posibles secuelas a largo plazo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios Recientes

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables