Inicio

22 de marzo de 2012

Los Trastornos Cardiovasculares llevan a Perdida de la Vision


Tener los factores de riesgo cardiovasculares descontrolados, además de representar más probabilidades de sufrir un infarto agudo de miocardio o un ictus cerebral,  también puede ocasionar una obstrucción venosa o arterial de la retina. La última es más grave. Y, aunque no es tan frecuente como la venosa, sus consecuencias pueden ser fatales, ya que causa pérdida de la visión repentina e irreversible en la mayoría de los casos. Normalmente se produce por un pequeño émbolo que se despega de las cavidades cardiacas o de la arteria carótida. El émbolo es un coágulo que se desprende y se traslada por el torrente sanguíneo. En este desplazamiento puede provocar la oclusión de un vaso de menor diámetro y llegar a bloquear total o parcialmente el flujo de sangre. En ocasiones, este émbolo se desplaza por la arteria oftálmica y tapona la arteria central de la retina. Cuando esto ocurre el paciente tiene una pérdida súbita e indolora de la visión. Afortunadamente no es muy frecuente, pero debido al aumento en la prevalencia de factores de riesgo cardiovasculares, la incidencia podría ir en ascenso en los próximos años Los cruces arteriovenosos son la principal causa. Las venas y las arterias se van entrecruzando de forma normal, pero una persona con hipertensión tiene las arterias más rígidas, lo que provoca que pisen las venas. A veces se plantea la cirugía de descompresión para liberar la vena. En la mayoría de casos con un tratamiento médico o quirúrgico adecuado se mejora la visión, pero el buen control de los factores de riesgo cardiovascular es clave. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios Recientes

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables