Inicio

28 de junio de 2012

Atención Psicológica del Recién Nacido


Tanto para el niño como para la madre, el primer mes transcurre en una condición especial: ambos se alteran porque el nacimiento  que para ellos es una separación difícil requiere aproximadamente 40 días para aceptarse. El recién nacido tiene muchas tareas importantes que realizar para adaptarse al mundo exterior, tan diferente al ambiente intrauterino. Se ha descrito esta etapa como de autismo normal, de la que saldrá poco a poco relacionándose con el mundo a través del contacto con su madre y de los estímulos que recibe con los cuidados maternos: el sentir el cuerpo de la madre, su calor, su olor y sus caricias producen el primer vínculo interpersonal del niño. La madre, que se enfrenta a una serie de cambios psíquicos que se inician con la depresión postparto, establece con el niño una comunicación especial que es muy estrecha y cualquier separación es dolorosa para ambos.  En esta etapa,  no es la palabra lo más importante de la comunicación, lo son la mirada y el tacto. Si observamos un recién nacido y su madre, veremos como la madre pasa mucho tiempo mirándolo y tocándolo. El bebé recién nacido clasifica todo lo que recibe como caricias o como golpes; como todo niño tiene, desde el nacimiento, momentos desagradables y placenteros. Claro está, es importante para su desarrollo y su relación con el mundo, que las experiencias placenteras superen a las dolorosas. El sufrimiento corporal, en esta etapa, no puede ser registrado en palabras ni pensado, es solamente sentido y queda grabado como sensación especial.  Las experiencias vividas en esta etapa son  determinantes para la organización del yo. El recién nacido puede tener signos de estrés, ansiedad, miedo y  los prematuros, ante la experiencia dolorosa, buscan la presencia humana. El contacto humano con el recién nacido, es un factor para tomar en cuenta por los cuidadores en caso de enfermedad del niño. Popularmente se piensa que el bebé  está demasiado pequeño para darse cuenta de lo que pasa (es cierto que no tiene la capacidad de decir lo que sufre) pero el sufrimiento que no puede ser puesto en palabra es mayor, porque no puede pensar. Es preferible que el niño sea atendido por una sola persona, requiere ser atendido muy de cerca y esa atención le proporcionará ese monto de bienestar que necesita para crecer con sentimiento de estar seguro. Para que el niño pase con éxito por ésta etapa, hace falta que la madre esté dedicada a él y pendiente de sus necesidades, de manera que éstas sean satisfechas lo antes posible. La presencia de la madre  en este primer mes debe ser casi permanente.

1 comentario :

  1. Les recomiendo descubrir el alimento orgánico para bebés: www.nutri-baby.com

    ResponderEliminar

Comentarios Recientes

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables