Inicio

30 de mayo de 2012

Manejo del VPH durante el Embarazo


A toda embarazada con diagnostico de VPH se le tiene que realizar una biopsia de cuello uterino, especialmente, si se presume una lesión de alto grado o cáncer. Si la biopsia resultante corrobora la presencia de VPH, se deberá repetir la citología y la colposcopia cada 12 semanas hasta el final del embarazo, es decir, se mantiene una conducta conservadora, tomando en cuenta que el riesgo de que el VPH avance a un grado mayor, es muy poco probable.  El tratamiento definitivo se realizará luego de finalizada la gestación. El  VPH  no afecta directamente la normal progresión del embarazo ni la buena salud del bebé, la paciente puede estar totalmente tranquila. Los datos recientes descartan complicaciones materno-fetales como infertilidad, parto prematuro, trastornos del crecimiento fetal o malformaciones fetales, a causa de este virus. Tampoco hay evidencia de que el embarazo modifique el porcentaje de infectividad, prevalencia o persistencia de las infecciones por VPH.  El VPH (aun los tipos que pudiesen producir cáncer de cuello uterino), no es contraindicación para el parto vaginal. Aunque el bebé está expuesto al virus durante su paso por el canal del parto, el riesgo de infección manifiesta es tan bajo que las autoridades en VPH no consideran que la cesárea deba ser practicada por la presencia del virus, sino por las razones obstétricas apropiadas. En el caso de  obstrucción del canal de parto por las lesiones, debe ser practicada la cesárea, en vista del riesgo de desprenderse y provocar sangrado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios Recientes

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables