Inicio
San Felipe Hoy

29 de septiembre de 2007

El Lupus

Es un padecimiento autoinmune, es decir, ‘las defensas’ del cuerpo atacan a los órganos del paciente tal como si fueran bacterias o virus causando daño. Estas ‘defensas’ anormales afectan a la piel, a los vasos sanguíneos, a las articulaciones y a otros órganos internos como corazón, pulmón, riñón, cerebro, entre otros.
Existen dos tipos de esta enfermedad, uno que sólo afecta a la piel y se conoce como Lupus Eritematoso Cutáneo y la otra clasificación que repercute a muchos órganos y es llamado como Lupus Eritematoso Sistémico.
Los pacientes suelen presentar una mancha roja permanente en las mejillas y en el dorso de la nariz que les da (según los médicos que la describieron, una apariencia de lobos; Lupus quiere decir lobo en latín.
Es importante alertar que las alteraciones del sistema inmune (de defensa) que los pacientes presentan pueden incrementarse debido a la exposición solar, predisposición genética, es decir que haya familiares con esta enfermedad; al consumo de algunos medicamentos y al estrés.
Cuando sólo afecta a la piel aparece en las zonas expuestas al sol, por ejemplo, en la cara da el aspecto de tener una mariposa dibujada con las alas abiertas; en el dorso de las manos, el cuello y el escote se observan áreas adelgazadas, intensamente rojas, fijas, que no suelen desaparecer por sí solas y cuando lo hacen dejan manchas café oscuro y piel delgada.
Cuando impacta en otros órganos se acompaña de anemia, caída del cabello, úlceras pequeñas en la boca, artritis, fatiga, daño al riñón, inflamación de las membranas que cubren órganos internos (corazón, pulmón, etc.), entre otras, y en la sangre se encuentran elevados los niveles de auto-anticuerpos: tales como anti DNA, anti Smith, anticardiolipinas.
Es importante revisar nuestra piel y desde el momento en que se observe algo en ella que no desaparece pronto, con aseo suave y humectación; en un plazo de una a dos semanas se sugiere que acuda al dermatólogo, aunque no duela o no genere comezón. Recordemos que muchas de las enfermedades como el Lupus e incluso el Cáncer de piel no dan molestias.
Si además se presentan otras manifestaciones como debilidad, dolor de articulaciones y huesos, caída del cabello o fatiga intensa, debe acudir con un médico lo antes posible a revisión y tener así un diagnóstico temprano.
En la piel afectada por Lupus, hay que evitar remedios caseros, mascarillas, cremas, medicamentos contra hongos, etc.
Es común, cuando se afectan otros órganos y se presentan otras molestias, que la persona piense que tiene sólo una gripe o una infección. Otro mito frecuente es que quien lo padece siempre se muere y no es así. En muchas ocasiones sólo afecta la piel y no causa otros problemas. Cuando afecta órganos internos puede ser controlado en la gran mayoría de los casos, pero requiere un tratamiento por un equipo de especialistas como el Reumatólogo, el Dermatólogo y el Médico Internista.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios Recientes

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables