domingo, 24 de julio de 2011

Tratamiento del Prolapso Pelvico

El suelo pélvico está formado por músculos, ligamentos, tejido conectivo y nervios que permiten el soporte y control del útero, la vagina, la vejiga urinaria, la uretra y el recto. El prolapso pélvico consiste en un debilitamiento del suelo pélvico hasta que se llega a provocar un descenso aislado o en conjunto del recto, vejiga y el útero, presionando las paredes de la vagina hasta llegar a provocar un abultamiento que en la mujer se nota incluso de manera externa. Los principales factores que favorecen el desarrollo de un prolapso pélvico son: Parto Vaginal de niños con un peso elevado o los partos múltiples, la menopausia (baja la tonicidad muscular y niveles hormonales) el estreñimiento crónico, determinados trabajos y enfermedades, además de factores genéticos. Una vez que se desprende el suelo pélvico, hay que iniciar un tratamiento conservador, basado en ejercicios específicos y técnicas físicas de recuperación que ayudan a fortalecer la musculatura pélvica, pero cuando está establecido el prolapso lo ideal es operarlo, actualmente las ténicas quirúrjicas son menos invasivas y mejor toleradas. Por lo que respecta a la cirugía, la intervención dura entre 30 y 60 minutos y consiste en la reconstrucción de los músculos y membranas debilitados del suelo pélvico, utilizando para ello dispositivos de soporte con mallas de material biocompatible.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios Recientes

Total de Visitas hasta Hoy