lunes, 13 de diciembre de 2010

El Vertigo Cervical

Generalmente es ocasionado por un problema vascular, al mover el cuello, sobretodo de abajo a arriba o en giros bruscos, puede fallar la irrigación de sangre a las zonas del oido encargadas de mantener el equilibrio y ocasionar una sensación de inestabilidad, similar al vértigo, de duración indeterminada. El origen de esta falta de aporte sanguíneo suele ser la contractura de los músculos del cuello, por malas posturas mantenidas, movimientos repetitivos, caídas, degeneración ósea, que altera los puntos de anclaje del músculo al hueso y consecuentemente la alteración de los (propioceptores) sensores de movimiento localizados principalmente en los ligamentos que protegen las vértebras. En estos casos el tratamiento de elección suele ser la práctica de ejercicios de movilidad cervical y en ocasiones la termoterapia superficial que aporta el infrarrojo ayuda a aumentar el flujo de sangre en la zona. Farmacológimante suele tratarse con antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y en algunos casos con relajantes musculares, Siempre según las recomendaciones del médico. Otras afectaciones que pueden ocasionar éste tipo de problemas son las protusiones y hernias discales en la región cervical, que en algún momento pueda provocar la compresión de la médula a este nivel o la irritación del nervio, provocando una sensación vertiginosa o de inestabilidad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Últimos Comentarios
Total de Visitas hasta Hoy