LO MAS NUEVO

Inicio
San Felipe:

1 de septiembre de 2007

Hiperuricemia

Es un síndrome que habitualmente se manifiesta por una inflamación articular causada por depósito de cristales de urato monosódico. Generalmente ocurre en personas con hiperuricemia, aunque hasta en un 40% tienen niveles normales durante el ataque agudo .
Es la artritis inflamatoria más común. Es más frecuente en personas de edad y en el varón (5:1) . Es infrecuente en mujeres premenopáusicas. Puede asociarse a diabetes mellitus (DM), dislipemia, hipertensión arterial (HTA) y obesidad, aunque no está claro que sea un factor de riesgo cardiovascular independiente (Janssens HJ, 2003). Su incidencia está aumentando, lo que podría relacionarse con la longevidad, los hábitos alimenticios y el mayor uso de diuréticos .
La mayoría de los pacientes con gota tienen una reducción de la excreción de ácido úrico de origen genético. La hiperuricemia consecuente puede verse agravada o deberse enteramente a Ingesta excesiva de purinas.
Consumo excesivo de alcohol.
Enfermedades linfo mieloproliferativas, quimioterapia en leucemias y linfomas, mieloma múltiple, policitemia, anemias hemolíticas, glucogenosis tipo III, V y VII.
Insuficiencia renal crónica.
Psoriasis extensa.
Fármacos: tiazidas, etambutol, salicilatos a dosis bajas, pirazinamida, ciclosporina, ácido nicotínico, levodopa.
En raras ocasiones: acidosis láctica, cetoacidosis, síndrome de Down, intoxicación por plomo, hiperparatiroidismo, sarcoidosis.
Artritis aguda por gota Enrojecimiento, hinchazón y dolor en el codo izquierdo, una localización atípica de la gota.
Las concentraciones séricas de ácido úrico valoradas como hiperuricemia son >7 mg/dl o 0,42 mmol/l. en el hombre y > 6 mg/dl o 0,36 mmol/l. en la mujer >>>
No debe iniciarse nunca el tratamiento con hipouricemiantes durante un ataque agudo de gota, pero tampoco debe suspenderse si ya se había iniciado >>>
Si se decide tratar con hipouricemiantes lo haremos a las 3-4 semanas de la crisis aguda, bajo cobertura de Colchicina hasta 1 mes después de haber controlado los niveles de ácido úrico. Si el paciente estaba recibiendo tratamiento con hipouricemiantes cuando sufrió el ataque agudo de gota no debe suspenderse >>>
La crisis aguda de gota puede tratarse con AINEs o Colchicina. Si fuesen inefectivos o estuvieran contraindicados podemos usar corticosteroides en tandas cortas. Si persiste dolor después de cualquiera de los tratamientos anteriores puede añadirse un analgésico
En caso de sobrepeso, restringir la ingesta calórica, evitando las dietas de alto contenido proteico .
No tomar alcohol, especialmente cerveza (el vino se tolera mejor) y bebidas de alta graduación .
Dieta baja en purinas, especialmente carne y pescado; las purinas de origen vegetal no son perjudiciales.
Ingesta hídrica elevada (2 litros / día) y tomar alimentos con bajo contenido en grasa (leche descremada) por el probable efecto protector de la caseína y lactoalbúmina (Choi HK, 2004).
Valorar la existencia de fármacos que elevan el nivel de ácido úrico en sangre y la posibilidad de retirarlos. Si el paciente toma diuréticos debe buscarse un fármaco alternativo, excepto en los casos de insuficiencia cardiaca, en los que debe mantenerse.
La aspirina a dosis bajas (75-150 mg/ día) tiene un efecto pequeño sobre los niveles de ácido úrico, por lo que podría mantenerse si fuera necesaria la profilaxis cardiovascular. Se debe evitar la dosis analgésica .

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios Recientes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Formulario solo para Consultas

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Frases Saludables

Usuarios en linea